Un día en la planta de Airbus en Toulouse con la entrega del primer A380 de ANA – All Nipon Airways

Sábado, 30 de marzo de 2019

Sin lugar a dudas lo que ocurrió hace algo más de una semana en Toulouse fue una de las cosas más maravillosas, increíbles y extraordinarias desde que estoy haciendo esto que se llama Desde El Patio.


Con apenas algunos años desde que comencé a escribir esta página y siendo un outsider total del mundo de la aviación (más allá de viajar desde niño y de lo que me gusta ver aviones), a veces cuesta creer las cosas que he vivido y las tremendas experiencias en las que he participado. 


En esta última hubo muchos condimentos especiales y a su vez inesperados. Si me decían que durante este viaje de vacaciones iba a tener la posibilidad de vivir algo así, directamente les iba a contestar que estaban en pedo. 


El viaje por Europa había comenzado en la ciudad de Barcelona y con el correr de los días ibamos “subiendo” por diferentes ciudades de Francia, Alemania hasta llegar a los Países Bajos, punto más alto del recorrido. 


A partir de allí ibamos a comenzar a bajar hacia Bégica para luego continuar por Francia. El mediodía parisino iba a tener como destino final a Amboise, una pequeña y hermosa ciudad a la vera del Rio Loire. Fueron dos noches para luego bajar por el centro de Francia hasta llegar a la ciudad de Toulouse. 


Pero como fue que llegamos hasta este lugar… Estaba planificado ? Sabíamos que ese día iba a ser la entrega del A380 de ANA ? Habíamos calculado de estar en Toulouse ? Absolutamente nada de eso estaba pensado. Se dió de pura casualidad, aunque parezca INCREIBLE. 


Es más, hay un dato que es tremendo y dice que desde hace muchos viajes que siempre salimos con el hospedaje definido desde Buenos Aires. Nunca llegamos al destino sin tener noción de donde ibamos a parar para pasar la noche. Siempre con un destino fijo y un lugar donde estar, esta vez (solo esa noche) fue diferente. 


Hasta la ciudad de Amboise teníamos todo definido y de las 19, solo quedaban cuatro noches hasta el vuelo de vuelta desde el Aeropuerto de El Prat. Como ya iban quedando pocas alternativas buenas (o que nos gustasen) a buen precio, decidimos cerrar las últimas 3 noches en Barcelona. 


De esta manera, la mañana del 19 nos ibamos a despedir de Amboise y la noche del 20 ya la teníamos en Barcelona. Quedaba libre la noche del 19 y 1.000 kilómetros de distancia entre ambas ciudades. Pero que que hacer ? donde parar ? Ideas hubo y barajamos 3 posibilidades para esa noche: Sarlat La Canedá, Toulouse y Andorra. 


Un par de días previos al viaje, en Buenos Aires me comuniqué con una persona de confianza de Airbus en Toulouse y le comenté que estaba LA POSIBILIDAD de pasar el 20 por la ciudad, pero que aún no estaba definido. 


Me respondió que justo ese día la cosa iba a estar complicada ya que había un evento muy importante. La verdad que pasé un poco por alto su respuesta ya que estaba más preocupado por cerrar todo el laburo que tenía pendiente previo a irme por 3 semanas. 


Igualmente se ve que algo quedó picando ya que durante la primera semana, mientras recorríamos el norte de Alemania, me volví a comunicar para ver de que se trataba eso que me había dicho ya que era mayor la posibilidad de pasar por Toulouse y esa misma noche recibía en mi correo electrónico la invitación a la ceremonia de entrega del primer Airbus A380 de ANA – All Nipon Airways. 


Parece mentira ya que ese avión lo venía siguiendo desde que era un proyecto, en el año 2017, cuando publiqué el primer Post de esta historia con las tres tortugas marinas como protagonistas. 


Como para que la cosa sea completa e increíble, la invitación de Airbus incluía la noche en el Hotal Radisson en la zona del Aeropuerto Blagnac de Toulouse y una cena informal junto a los invitados especiales y la prensa que había llegado hasta la ciudad. 


Con todo esto confirmado, sin poder creer tanta suerte de estar en el momento y lugar indicado, llegamos por la tarde del Martes 19 a la ciudad de Toulouse y directo hacia el hotel para preparar el Post “En Toulouse, invitado por Airbus, para la entrega del 1º A380 de ANA – All Nipon Airways” y luego bajar al lobby del Hotel para la cena informal que tuvo este menú Made in Airbus.



Con mayoría de gente de Europa y algunos de Asia, solamente eramos 3 hablando español (Miguel de Barcelona y Miquel oriundo de esa misma ciudad pero que estaba viviendo en Moscú), siendo quien esto escribe el único representante de América Latina.



Luego de una deliciosa comida, muy buen vino y excelentes charlas de aviones entre quienes nos sentamos en la misma mesa, incluído el hiper conocido Sam Chuí, una enciclopedia de aviones con una memoria prodigiosa (se acordaba de varios detalles de Aerolíneas Argentinas y sobre todo del vuelo que hizo de Buenos Aires a Sidney), nos fuimos a descansar y preparar todo para el día siguiente. 


A las 8 de la mañana estaba prevista la partida del hotel y ya estaba la posibilidad de acreditarse para el evento.




La primera parada fue en la puerta de ingreso del edificio central de Airbus donde nos iban a entregar las credenciales de acceso a la planta, previa entrega del Pasaporte. 




De ahí caminamos unos metros hasta llegar a una sala de conferencias donde se realizó la presentación por parte de Airbus y de la compañía japonesa. 




Finalizada la charla, cruzando sobre una calle interna de la planta, nos dirigimos hacia otro de los edificios de Airbus. 




Allí funciona el Mock Up Centre, un sitio increíble y de gran importancia dentro del proceso de producción de un avión. 




Tuve el honor de haber visitado este mismo centro en el año 2017 y este fue el Post que publiqué en su oportunidad con una descripción del lugar. 




Estuvimos durante un largo rato en el Mock Up Centre con la posibilidad de recorrer todos los modelos de avión, salvo el A350 que estaba cerrado. Una vez más fue una excelente oportunidad. 


Cerca del mediodía nos trasladamos el Delivery Centre, lugar donde se iba a realizar la ceremonia oficial, y así fue como nos recibieron.




Dentro del edificio estaba todo “tuneado” con los colores y motivos del A380 de ANA, Inspiration of Japan.




En la planta baja, sobre una de las mesas, los 3 modelos de A380 que serán los que se utilicen para la ruta Tokyo – Honolulu. 




De ahí nos fuimos a la sala de prensa donde hubo oportunidad de ver por primera vez al primer A380 de ANA por detrás del ventanal. 




En ese momento sirvieron el almuerzo y muchos de los periodistas presentes comenzaron a subir sus primeras notas y fotos desde la sala de prensa. 


En mi caso lo utilicé para conocer un poco más y recorrer las fotos del lugar. 


Luego del almuerzo llegó la hora de la ceremonia y para eso subimos al primer piso donde estaba todo listo para el comienzo del evento principal del día. 




El evento tuvo una muy bonita host y las palabras del CEO de Airbus, un representente de Rolls Royce (quién motoriza al avión) y del CEO de ANA Holdings. 




Llegó un video de unos 4 minutos que culminó con un show de luces, música cada vez más alta, hasta que se levantó el telón y apareció la silueta del primer A380 de ANA.




Todos los presentes nos tiramos de cabeza y primero desde el balcón y luego desde la planta baja, hubo posibilidad de llegar hasta las narices del avión. 




La clásica foto Frente a Frente. 




El Beluga XL robándose un poco el protagonismo de la tarde… 


Y como estaba todo más que tranquilo y la seguridad solo controlaba que no fuéramos hacia la pista, me puse a recorrer el exterior de la aeronave. 




Mientras tanto, la tripulación que se iba a encargar del vuelo delivery de Toulouse hacia Tokio. 




Otro video previo al push back, con una emoción muy fuerte. Increíble momento… 


Cerca de las 16.30hs llegó el push back, encendido de motores y el rodaje a cabecera. 




Lamentablemente no tengo registro de todo eso (más allá que lo tengo todo guardado en mi cabeza) ya que hice una transmisión en vivo para Instagram pero me olvidé de poner el tilde en “guardar” y desapareció. En fin, cosas que pasan con la tecnología. 


Llegamos así al final del evento y este video con la despedida desde el Delivery Center. 


Como les contaba al inicio del Post, teníamos la noche reservada en nuestro nuevo destino y salí disparado para levantar el equipaje que había quedado en el hotel, levantar a la familia que hizo el aguante en el centro de la ciudad para luego salir a la ruta para cruzar los pirineos, Andorra y llegar cerca de las 00hs a la ciudad de Barcelona. 


Al día siguiente, mientras tomaba noción de lo que había ocurrido ese día (todavía estaba en una nube de pedos), me puse a ver los regalitos que nos había entregado Airbus y All Nipon Airways. Divino todo !! 



No tengo palabras para agradecer a Airbus y a All Nipon Airways, primero por el trato recibido y luego por esta tremenda oportunidad. Haber participado de una ceremonia de entrega de un A380 y más siendo este en particular al cual le venía siguiendo los pasos, fue algo muy fuerte.


Creo que aún hoy no estoy tomando real dimensión de lo que sucedió ese día en las instalaciones de Airbus en Toulouse.


Siempre es lindo cuando hay aviones y más desde el lugar donde nacen y cobran vida.


2 COMENTARIO

NOEMÍ GUEVARA el Lunes, 02 de diciembre de 2019 a las 19:12
Pablo, es fantástico el recorrido narrativo y visual del lugar. Recreaste optimamente y transmitís tus emociones llevándonos al lugar de los hechos. Todo NO se da porque sí, es tu esfuerzo, la investigación sobre el tema de aviones, etc. Y tu premio está en tu retina, aparte de esos souvenir, que la verdad, son hermosos, me encantaría tener el avión... ¡¡FELICITACIONES!! Y GRACIAS POR COMPARTIRLO, viajamos contigo... GRACIAS
Pablo - DesdeElPatio el Lunes, 02 de diciembre de 2019 a las 20:15
En esto de volver a compartir estas historias en esta nueva versión de DesdeElPatio, hay cosas grosísimas que pasaron demasiado rápido y a veces no se disfrutan del todo. Cuando se pone en perspectiva, ES ALUCINANTE !! Muchísimas gracias por tus palabras !!!
Ingresa un comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *