Select Page

El viaje a Miami tenía una sorpresa guardada para las últimas horas de este viaje de 5 días y 4 noches por la ciudad. Si bien las gestiones ya estaban avanzadas desde Buenos Aires, faltaba la confirmación oficial y el día / horario para realizar la visita.

El día Viernes por la tarde llegó el mail con todos los detalles de lo que iba a ser la visita a esta instalación de Airbus en Miami. La invitación estaba dividida en dos: por un lado, en horas de la mañana, el recorrido por las instalaciones y por otro, en horas de la tarde, el turno en un simulador que hasta último momento no sabía de que modelo se trataba.

Con el día y horario confirmado solo tuve que esperar el momento para llegar hasta la dirección que estaba indicada en lo que iba a ser la agenda de la visita.

En lo personal había un tema que debía resolver que era el del equipaje ya que por la mañana debía hacer el check out en el hotel por que esa misma noche me volvía para Buenos Aires en el vuelo directo de LATAM de las 20.50hs.

El hotel donde estuve alojado estas 4 noches estaba a metros de las instalaciones de Airbus y el día siguiente a que me confirmaron la visita, luego de pasar el día en las playas de Pompano Beach y Fort Lauderdale, me hice una escapada por el lugar para hacer “inteligencia previa” 🙂

Era día Sábado y casi que la playa de estacionamiento estaba libre, cosa que me sirvió para ver el lugar y saber que lo del equipaje no iba a ser un problema. Iba a quedar guardado en el baúl de la Minivan. Ahí mismo aproveché a ver algo de la puerta de ingreso y a auto meterme fichas para lo que fue la visita del día Martes 20.

Pasó el Domingo y el Lunes hasta que, con una mezcla de sentimientos, llegó el día Martes con todo lo que implicaba. Por un lado el del dejar el hotel, hacer el check out y preparar el vuelo de vuelta a Buenos Aires. Y por el otro el del prepararme para lo que iba a ser la visita y recorrido exclusivo por el Centro de Entrenamiento de Airbus.

Luego de haber dejado la habitación y con el equipaje guardado en el vehículo, llegué hasta el lugar ubicado sobre la calle NW 36th, a solo unos metros del Aeropuerto de Miami, y caminé por este sendero…

En la puerta y previo a ingresar, aproveché a filmar este video como para dar comienzo a lo que fue la visita y recorrido por este increíble lugar.

Atravesando esas puertas vidriadas que nada dejan ver del lado de afuera, sobre mi derecha, como dándote un sopapo de realidad desde el minuto 0 de poner un pié ahí adentro, aviones colgados simulando estar en el aire 🙂

Hacia ambos lados lo primero que a uno le llamó la atención fueron los aviones volando. Impactante, como para ir tomándose una idea de lo que venía…

Yendo a lo formal de la invitación, en la puerta me estaba esperando el contacto de Prensa de Airbus en Miami que fue quien me presentó a las otras tres personas de Airbus con quién iba a realizar la primera parte del recorrido.

En este punto quiero destacar el trato que me dispensa la compañía Airbus desde el minuto 0, en el año 2016, cuando comenzaba la aventura de la Misión Perlan en Buenos Aires primero y luego en El Calafate. Es absolutamente increíble la amabilidad y cordialidad de cada uno de ellos, desde quienes quienes nos brindaron la visita a la planta de Toulouse, pasando por la de Hamburgo, Illeasces y Getafe en España y esta última en Miami. Todo esto fue contado en DesdeElPatio.com.ar (hay Post de todo !!) y ha sido y es algo realmente alucinante.

El recorrido del Martes comenzó en la planta baja, en el salón donde se realiza la charla de bienvenida a las distintas tripulaciones para luego subir unos escalones y llegar al hall principal del Centro de Entrenamiento…

Como se ve en cada una de las paredes, este sector (y el edificio en si) fue diseñado en forma de Aeropuerto, con las diferentes terminales señaladas en letras 🙂

En las puertas de acceso a las “Terminales” se puede encontrar un detalle de las diferentes secciones o áreas de cada una de ellas.

Luego de una charla inicial, cosa que podrán ver de manera completa en el video que estaré subiendo a YouTube, ingresamos por una de las puertas a la Terminal A donde las primeras cosas que aparecieron fueron los simuladores estáticos. En este caso el alucinante y super moderno del A350 🙂

En estos simuladores las tripulaciones van tomando contacto y familiarizándose con los sistemas de la aeronave. Otro de los estáticos, el del A320.

Una vez que pasamos por las salas donde se encuentran estas máquinas, caminando por un largo pasillo donde se encuentran las oficinas administrativas reservadas para algunas de las aerolíneas, llegamos hasta el Airbus Café.

La cafetería del Centro de Entrenamiento de Airbus tiene una vista por demás particular ya que da a la calle NW 36th, una de las del perímetro del Aeropuerto, donde constantemente se pueden ver aviones despegando.

Continuamos por las salas de instrucción dedicadas a las pilotos y tripulaciones. Se trabaja de a 2 y cada una de las parejas, más allá de las computadoras, posee un puerto USB para realizar la carga de teléfonos personales.

También lo que se hace en este lugar es la inducción a personal de mantenimiento de las diferentes líneas aéreas y en este caso las aulas o salas tienen una computadora cada dos. Esta es la vista desde el puerto en donde está el instructor a cargo.

Del lado izquierdo del edificio, separado por un poco metros y conectado como si fuera la misma compañía, las salar de clases de ATR.

Continuamos caminando hasta que llegamos a una puerta con un cartel que daba a entender que estábamos ingresando a uno de los lugares más alucinantes de este complejo…

… y era verdad 😉

Estábamos en la bahía de simuladores, en el corazón mismo del Centro de Entrenamiento de Airbus en Miami. El del A330/340, el del A350 que más tarde iba a conocer y poder volar, los del A320 en diferentes versiones, el del ATR…

Y también los 3 toboganes desplegados donde se practican las maniobras de evacuación para el A320, el A330/340 y el A350.

Luego de eso, donde me quedé parado por unos cuantos minutos, continuamos por el espacio dedicado al entrenamiento de apertura de puertas. Ahí nos encontramos con una del A350 y algunos asientos, idéntico a la mock up del CeFePra de Aerolíneas Argentinas en Ezeiza (ver Post acá) 🙂

Al finalizar con la visita a estos sectores, salimos de la bahía y volvimos al punto de inicio donde dimos por finalizada la primera parte de la visita. Quedaba para la tarde el vuelo en el simulador del A350, la joya del Centro de Entrenamiento, y para eso me quedé en el Airbus Café comiendo algo y bajando el material a la compu.

Ahí sucedió algo increíble ya que al lado se sentaron dos personas que estaban haciendo el curso para JetSMART Argentina. Ellos son Kevin Mettler (gracias por haber roto el hielo y presentarte !!!) y Marcelo Gomez Mariño y nos quedamos charlando hasta que se sumaron dos personas más que también estaban en la misma situación: Ezequiel Andrés y Diego Cenderelli a quienes les deseo el mayor de los EXITOS. Me contaban que el curso son más de dos meses donde están palo y palo estudiando para terminar con el simulador y la prueba final y que estaban recontra felices de poder estar ahí. De nuevo, muchisimos EXITOS a ellos y gracias por la onda !!

Luego que se retiraron (tenían que seguir estudiando y cursando) me quedé un ratito más en el café hasta que se hizo la hora de volver al hall principal donde aproveché a hacer un live que acabo de subir a mi cuenta de Instagram con el recorrido hasta los simuladores 🙂

Lamentablemente no pude continuar con el video por motivos de confidencialidad y solo restó poner un pie en el simulador…

Cuando terminamos la sesión de simulador restaban 3 horas para el vuelo a Buenos Aires y tenía pendiente cargarle combustible al vehículo, llegar al aeropuerto y devolverlo, correr hasta los mostradores para despachar el equipaje. Pero la verdad que como estaba a 5 minutos del Rental Car Center me quedé haciendo unas fotos más del Store, que ya estaba cerrado a esa hora 🙁

Me despedí, hice un video con la despedida, me subí al vehículo y me fui rumbo al Aeropuerto. En el semáforo de la esquina, mientras esperaba la señal para poder cruzar, pasó un Boeing 747 de British que despegaba por la pista paralela a la NW 36th…

No era Airbus, era Boeing y podría haber sido MD o Embraer… por que en este caso lo que importa es que siempre es lindo cuando hay aviones 🙂

Todo lo que diga será poco para lo tanto que me dieron y me trataron. De 1000 maravillas todo, desde el comienzo hasta el final. Muchísimas gracias Airbus, muchísimas gracias Liana, muchísimas gracias Carlos, muchísimas gracias Iago y muchísmas gracias a Agustina de Jeffrey por TODO. Ha sido una experiencia maravillosa como todas y cada una de las vividas junto a Airbus. Eternamente agradecido.

Espero que lo hayan disfrutado tanto o más que yo y si quieren conocer más de Airbus y sus centros y plantas, los invito a que hagan click en el que más les interesa:

FELIZ es poco… Hasta la próxima !!

Pablo

Share This