Select Page

En el Post presentación del viaje “Desde Ezeiza, en el comienzo de una fugaz e increíble aventura con aviones” contaba una parte de como se había dado todo para terminar de definir el viaje en las últimas horas. No había mucho tiempo que perder y había que definir todo de manera muy rápida.

La posibilidad de volver a Seattle, ciudad donde había estado en 2016 con motivo del cumpleaños número 100 de Boeing, me dejó con la cabeza dando vueltas todo el día y por la noche, con la confirmación del viaje y la reserva en mi poder, me dispuse a completar los datos que faltaban y realizar el check in de los dos vuelos que iba a tener al día siguiente.

El ticket decía Buenos Aires – Dallas, Dallas – Seattle. 11 horas en el primer vuelo, una escala de 4 horas en el Aeropuerto Fort Worth y luego 4 horas más para el segundo tramo. Terrible, no ? La verdad que para nada ! Para lo que muchos puede ser un dolor de huevos/ovarios, en mi caso es un verdadero y enorme placer. Cuantos más aviones mejor y cuantos más despegues y aterrizajes, más lindo aún 

Por todo esto, la noche anterior casi que no había podido pegar un ojo y mientras preparaba la valija con las cosas que iba a llevar para estos días, pensaba en como se había dado todo y el camino que había transitado desde que empecé con toda esta locura llamada DesdeElPatio.

El vuelo partía el Viernes por la noche y temprano por la mañana me fui al centro (como todos los días de la semana) a laburar. Tenía que cerrar unos informes que me iban a demandar todo el día así que junto a mi familia coordinamos todo como para que me pudieran llevar el equipaje y yo ir directo desde el trabajo.

Sin la posibilidad de, como me gusta, llegar con 4 horas de anticipación a Ezeiza, faltando algo menos de 3 horas nos encontramos en El Mangrullo y de ahí hasta el Aeropuerto.

Faltaban 2 horas y media para la hora del vuelo, que se iba a atrasar por la tormenta, y me acerqué hasta los primeros mostradores de la Terminal A donde se realiza el check in y despacho de equipaje de American Airlines.

Como viajaba en Business me fui por la fila de priority donde había algunas personas que hizo que me demorase algunos minutos más.

Con la familia acompañando, subimos por la escalera mecánica y si bien no tomé la clásica foto, lo hice desde el primer piso con la vista al hall.

En el primer control había algo de fila pero nada grave. Fueron apenas un par de minutos (o menos) 😉

Pensé que por la hora me iba a encontrar con muchos más pasajeros y que lo mismo me iba a suceder en el control del equipaje de mano, pero nada de esto sucedió. Cuando terminé de caminar los metros de ese pequeño pasillo, vi que había muy poca gente haciendo la fila.

En minutos ya estaba en migraciones donde también, por suerte, había muy pocos pasajeros.

A pesar de esto, preferí probar el nuevo sistema automático de entrada y salida, que ya había utilizado en Diciembre pasado a la llegada desde New York. El paso por ahí fue rapidísimo así que ni lo dudé y me fui al fondo del salón donde había 3 máquinas (solo funcionaban 2) para hacer migraciones de manera autogestionada 

Ya del otro lado, con todos los trámites realizados, me fui a recorrer el Free Shop.

Pasé por el Club de Pequeños Viajeros que conocí cuando publiqué “Beneficios para niños en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza”…

Y me fui a recorrer las puertas de la Terminal C en búsqueda del avión que nos iba a llevar de Buenos Aires a Dallas.

A los pocos minutos, siendo remolcado desde el nuevo estacionamiento de la cabecera de la antigua pista 05, apareció en la posición donde se suele ver al 747 de Lufthansa.

Sin más por hacer me fui hasta el primer piso frente a la puerta 9, la misma donde estaba anunciado el vuelo de American Airlines, para realizar la previa en el VIP de LATAM.

Si bien tenía la opción de ingresar al VIP de American, que comparte con Iberia, la demora para las duchas era de 1 hora así que me crucé al de LATAM donde el tiempo de espera era mucho menor.

Para conocer el Salón, ver el Post “Visitando el Salón VIP de LATAM en Ezeiza”

En el VIP me encontré con mi compañero de viaje, un amigo al que tuve el honor y placer de conocer por el BLOG y que continuamos con una muy linda relación de extrema confianza y que fue el verdadero ideólogo de esta escapada… el autor intelectual de esta verdadera y absoluta locura.

Sin mucho tiempo por delante me fui al sector de duchas a pegar un baño reparador y al salir, a pesar de la tormenta y alerta roja en el Aeropuerto (lo que paraliza las operaciones en la plataforma) ya estaban anunciando y comenzando con el embarque.

Bajamos las escaleras y justo enfrente, la puerta 9 donde estaba anunciado el vuelo.

El cartel con el anuncio.

Luego de presentar el boarding pasamos a un nuevo control y rápidamente ya estábamos ingresando por la manga.

A pesar de la fuerte lluvia, pude tomar un par de fotos al avión, el Boeing 777-200 matrícula N784AN de 18 años de edad…

No me iba a ir sin la clásica foto desde la ventana de la maga 

Desde un primer momento se pudo ver el interior del avión y la verdad es que en ningún momento parecía tener esa cantidad de años.

El asiento que tenía asignado en clase Business era el 9 A que así estaba presentado.

Un tanto separado de la ventanilla (hay que estirarse para tomar fotos), a la izquierda del asiento hay dos gavetas. Una para guardar cosas y la otra con el control remoto y los diferentes enchufes: corriente y USB.

Luego estaba, además de la almohada y frazada, el necesaire con todos sus productos y los auriculares Bose.

Los asientos de la cabina business está configurada con 1-2-1 en dos sectores. Más atrás está la Premium Economy con una distribución de 2-4-2 y luego la economy con 3-4-3.

El vuelo iba repleto y este, un recorrido por las 3 categorías.

Debido a la tormenta, tuvimos casi 1 hora de demora dentro del avión y a las 21.40hs, cuando apenas caían unas gotas, nos comenzaron a empujar hacia atrás.

Con el encendido de los motores llegó el video de seguridad.

Rodamos hasta la cabecera de pista 11 y despegamos

Pensé que íbamos a tener un ascenso movido pero nada de esto sucedió. Fue todo en calma y unos 40 minutos después de despegados comenzaron con el servicio con algo para picar .

Previamente habían pasado a preguntar que íbamos a querer para la cena y mi elección fue Salmón. Estaba delicioso.

El postre con una porción de torta de chocolate y una cajita con dos bombones.

Más tarde pasaron a levantar la bandeja, bajaron las luces, aproveché a escribir la primera parte de este Post y me levanté para recorrer un poco el avión.

En el galley delantero habían dejado algunas opciones para los sonámbulos, como ser fruta, botellitas de agua, sándwiches, almendras y snacks.

Volví al asiento y me dormí hasta que me despertaron con el desayuno.

Faltaba 1 hora y media para aterrizar en Dallas y con el retiro de la bandeja pasaron a buscar los auriculares  Minutos más tarde comenzamos a descender y con esto la aproximación al Aeropuerto de Dallas. Una de las pocas fotos “aceptables” debido a que tanto en el despegue como aterrizaje, las luces internas permanecieron encendidas L

Un ratito después, aterrizamos.

Rodamos hasta la posición asignada y nos detuvimos al lado de dos aviones de American Airlines.

Desembarcamos por manga, subimos unas escaleras mecánicas y nos fuimos caminando por los pasillos del inmenso Aeropuerto de Dallas para hacer migraciones…

Por delante nos quedaba retirar el equipaje, volver a despacharlo, pasar por el control de seguridad y la espera del vuelo de conexión a Seattle. Pero eso lo vamos a dejar para el próximo Post con el reporte de vuelo.

Sin lugar a dudas que esta experiencia de viaje fue bastante superior a la que viví en el 2016, volando en Business de Dallas a Buenos Aires, a bordo de un Boeing 777 que en aquel entonces no contaba con el interior renovado.

En el Post “Volando de Dallas a Buenos Aires en Business de American Airlines” pueden ver de que les estoy hablando 😉

7

Todos los Reportes de Vuelos los pueden encontrar haciendo click en este enlace https://desdeelpatio.com.ar/vuelos/

Hasta la próxima !!

Pablo – DesdeElPatio.com.ar

Share This