Select Page

Ayer por la tarde, mientras viajábamos a Cañuelas en esa hermosa costumbre que tenemos desde hace años cuando decidimos recibir el año nuevo con amigos, le contaba a mi hijo de donde salía la hora oficial y el famoso 113 del teléfono que te decía (y dice) las horas, los minutos y los segundos, con un pip en el medio y un intervalo de 5 segundos.

Ayer a la noche, a las 23 hs 59 minutos y 55 segundos, mientras todos los presentes estábamos subidos a una silla para empezar el año con el pie derecho, me quedé tildado. Como en esos momentos donde uno no sabe que hacer.

Automáticamente se me vino a la mente el 2018 y que podría esperar de él. Faltando 5 segundos estaba en blanco…

Fueron esos 5 segundos en que quise pensar de todo y no pude pensar en nada.

Fueron esos 5 segundos en que dije hacia adentro: que sea lo que Dios quiera.

Fueron esos 5 segundos en que te dejás llevar por la adrenalina que corre en ese momento.

Fueron esos 5 segundos en que hacés un recorrido y mirás a todos los presentes y observás la emoción en sus caras.

Fueron esos 5 segundos donde la cuenta regresiva domina el escenario y por tu cabeza pasan 38027 cosas a la vez y no te queda nada de nada.

Fueron esos 5 segundos de ilusión por lo que vendrá.

Fueron esos 5 segundos de agradecer por todo lo lindo que pasó y esos 5 segundos en que querés dejar atrás las cosas malas del año.

Fueron esos 5 segundos en que levantás la copa y junto a ella van todos tus sueños, tus deseos, tus expectativas, tus ganas, tus anhelos, tus ilusiones.

Fueron esos 5 segundos de explosión en que agarrás bien fuerte a la persona que tenés al lado y le das un abrazo y un beso interminable.

Fueron esos 5 segundos que parecen muy cortitos pero que son eternos…

Fueron esos 5 segundos en que pensás en que este es TU año.

Fueron esos 5 segundos en que finalmente, a las 00 hs 00 minutos y 00 segundos, con el “FELIZ AÑO NUEVO !!!”, decidiste como vas a comenzar este 2018.

Fueron esos 5 segundos en que miré fijo a los ojos de mi hijo y de mi esposa que en definitiva son lo más importante y el mayor tesoro que me dio esta hermosa vida.

Fueron esos 5 segundos…

Muchas felicidades para todos y ojalá que tengan un hermoso año nuevo lleno de 5 segundos 🙂

Hasta la próxima !!

DesdeElPatioBLOG

 

Share This