Select Page

Hace unos días llegaba el momento de despedirnos de New York y durante todo el viaje desde el hotel al Aeropuerto me acordé del subte y del Post “La forma más rápida y económica para llegar…

No había manera de sacármelo de la cabeza. Bueno si, cuando me dormí.

Fueron casi 3 horas desde que nos pasaron a buscar por la puerta del Hotel Hampton Inn en el Chelsea hasta la Terminal 8 del JFK.

Fue uno de los viajes más embolantes que recuerde. Por momentos parecía un océano interminable de luces rojas…

Conocedor de lo que puede implicar el tránsito un día de semana, había pedido el Super Shuttle con 5 horas y media de anticipación a la hora del vuelo. Si, cinco horas y media !! Una locura.

Para poder hacer esto, tuve que editar la hora de salida del vuelo que en realidad era 22.30hs (ver flecha roja). Menos mal…

Como tantas otras veces el pedido del servicio lo había realizado a través de la aplicación (ver Post) y a la hora señalada nos pasaban a buscar.

Subimos el equipaje y nos ubicamos en la primera fila de asientos de las tres que hay.

Salimos de la calle 24W y 6ta avenida y a partir de ahí comenzamos el recorrido que duró casi 1 hora hasta que levantamos a todos los pasajeros.

Luego de dar algunas vueltas por la parte media alta del este de Manhattan, nos subimos al Puente Ed Koch Queensboro paralelo a donde está el teleférico que te lleva a Roosevelt Island.

Con las luces de la ciudad a pleno nos despedíamos de Manhattan.

Hasta ahí estábamos bien. Íbamos avanzando a buen ritmo, pero cuando llegamos a la zona de Long Island todo se convirtió en un caos, un verdadero calvario de autos.

Llegar a Queens fue una odisea. Siempre por autopistas y sin un Waze o Google Maps en que apoyarse, el conductor continuó por ese camino.

Hace un tiempo, en otro de los viajes, habíamos demorado muchísimo pero el conductor por lo menos le ponía onda y buscaba alternativas. En aquel viaje conocimos muchos barrios de New York y alrededores Jajajaja

Durante todo este viaje, como no podía ser de otra manera, hubo tiempo para dormir y aprovechar a escribir estas líneas.

Afuera todo era muy monótono. No había otra cosa que luces rojas de autos.

Sin conexión de datos en el celular (por decisión propia) según veía en Google Maps off line, a la hora y 45 de viaje habíamos hecho “solo” la mitad del recorrido. La cosa pintaba fea.

Lo que era un cálculo holgado en cuanto a la hora de llegada al aeropuerto en mi cabeza ya comenzaba a descontar minutos de las 3 horas de anticipación al vuelo.

En un momento, cuando salimos de una autopista y nos metimos en otra parecía que la cosa caminaba pero fueron solo 2 minutos.

Era el último tramo y se hizo eterno…

Finalmente, luego de dos horas y treinta minutos de haber salido del hotel, veíamos los primeros carteles del JFK de New York.

Empezó a repartir a los pasajeros por las distintas Terminales comenzando por la 1/2 y luego por la 4.

La 8 donde opera Latam quedó en último lugar y luego de 2,50hs de viaje nos bajamos del Super Shuttle e ingresábamos a la terminal para despachar el equipaje.

Este fue el recorrido que en estos mismos momentos marca apenas 30 minutos 🙂

Fin de la odisea.

Seguramente en subte hubiera sido mucho más rápido, pero cuando tenes varias valijas se complica.

Cuanto pagamos por el servicio ? U$S 19,60 por pasajero.

Cuanto hubiéramos pagado por el subte ? U$S 7,75 y muchísimos minutos menos…

Igualmente el Super Shuttle termina siendo mucho más barato comparado con un taxi o Uber que están cobrando unos U$S 70/75, por lo menos para 2 pasajeros 😉

Hasta la próxima !!

DesdeElPatioBLOG

Share This