Select Page

Roma era la primera de las ciudades que íbamos a conocer durante el último viaje del mes de Mayo por Europa.

Al planificar los días una de las opciones era salir a recorrer y conocer ciudades aledañas.

Por las cosas que teníamos ganas de visitar finalmente desistimos de eso y optamos por quedarnos los 6 días en la ciudad capital de Italia 🙂

Acomodamos las cosas, reorganizamos un poco el calendario y seleccionamos a Venecia para ir y volver en el día.

Previo a eso habíamos investigado un poco sobre la posibilidad de ir en tren, la duración y costo del viaje.

Cerraba todo perfecto….

El día estaba planificado de la siguiente manera: levantarse temprano, ir en subte hasta la estación Termini y tomar el Italotreno de Roma a Venecia en un viaje de 4 horas.

Llegar a destino cerca del mediodía, pasear por la cuidad, conocer los lugares más emblemáticos y volver por la noche… De lujo 😉

Así fue que sacamos los pasajes y Viajamos de Roma a Venecia en el Italotreno que, junto a Trenes de Italia, son super recomendables para moverse por toda Italia 😉

Una vez que llegamos a Venecia y nos bajamos del tren, al salir de la terminal nos quedamos helados con la belleza del lugar.

1

Fue un sopapo en la cara. Venecia ya nos sorprendía, sin anestesia, con sus canales y su impronta.

En ese lugar, y como en toda terminal sea el medio de transporte que sea, abundaban los taxis 😉

2

La idea era llegar caminando desde la estación central de Tren Santa Lucía hasta uno de los lugares más emblemático de Venecia: Plaza San Marco.

Ya con el GPS del celular y la ansiedad por comenzar el paseo, nos metimos por una callecita (que parecía ser la principal y única para ese lado) y comenzamos a caminar..

3

Los puentes atravesando los canales son una constante. Más chicos o más grandes siempre te vas a cruzar con alguno.

4

Dependiendo de lo ancho que sean los canales (al igual que una calle o avenida en cualquier ciudad “normal”), te vas a encontrar con más o menos cosas: restaurantes, casas departamentos, tiendas…

5

Las calles son todas muy similares y la arquitectura es fabulosa. Todo como hace años. Todo es historia.

6

Hay varios hoteles en la zona y olvídate de encontrar algún edificio alto o despampanante (por afuera, obvio).

7

A cada paso hay magia en Venecia.

8

Proveedores de frutas y verduras, embarcaciones particulares y taxis. Todos transitan por los canales.

9

Las mesas afuera en bares y restaurantes. Un clásico que pude ver en Roma y sobre todo (creo que tienen el récord mundial) en París 🙂

10

Pasamos por el Casino de Venecia, pero no ingresamos. No me gusta el juego y además estaba cerrado 🙂

11

Continuando nuestra caminata nos cruzamos con un local de Mc. Donald´s… si si, acá también 🙂

12

El recorrido que hicimos fue bordeando el Gran Canal que, tal como su nombre lo indica, es la ruta más importante que atraviesa la ciudad de Venecia.

Los puestos de Góndolas los podés encontrar en varios puntos del recorrido y siempre atentos a ser contratados.

13

Atravesamos un nuevo puente, en esta muy coqueta plazita con la Iglesia Evangélica Luterana de fondo.

14

Llegamos hasta la plaza o Campo San Bartolomeo donde hay una estatua en honor a Carlo Goldoni, dramaturgo de Venecia, y es uno de los accesos al Puente Di Rialto, que estaba cerrado por reformas 🙁

15

Más callecitas y locales comerciales…

16

Más canales.

17

Un hermoso restaurante en un día soleado con temperaturas de aproximadamente 20 grados. Imposible no enamorarse de Venecia…

18

Otra de las callecitas y otro hotel, esta vez más cerca de la Plaza San Marco.

19

Un pasillo con locales comerciales, que pasa por debajo de uno de los edificios que rodea la Plaza. Ya estábamos llegando…

20

Ahora si… la Plaza San Marco con la Basílica de fondo. Locura total. Belleza absoluta.

21

Nos quedamos en el medio de la Plaza por un buen rato admirando todo el lugar y los cafecitos de la zona.

La música de fondo en vivo le daba un toque de película. Estábamos en un sueño…

Continuamos por el Palacio Ducal, situado a la izquierda de la imagen y la biblioteca a la derecha.

22

Llegamos caminando hasta el borde, donde termina la Plaza. Desde allí se podía ver la Laguna y de fondo la Basílica de San Giorgio Maggiore.

23

Aprovechamos que estábamos cerquita y pasamos a ver el Puente de los Suspiros, que une el Palacio Ducal (a la izquierda) con la antigua prisión de la Inquisición, que se ve a la derecha.

25

Nos quedamos en un bordecito de la laguna sentados, tomando y comiendo algunas cositas que teníamos en la mochila, admirando la superlativa belleza de la laguna y el entorno de Venecia.

24

El paseo iba a continuar embarcando en el Vaporetto, para ir por el otro lado de Venecia y volver a la estación de tren.

26

Creo, sin lugar a dudas, que me quedo corto con todo lo que pueda contar y transmitir sobre este día en Venecia. Literalmente me quemó la bocha.

Ya sentado en el tren de vuelta a Roma, me quedé observando por la ventana mientras nos alejábamos de la ciudad…

No tengo palabras para describir esa sensación. Me quedo con eso.

Hasta la próxima !!

Share This