Select Page

Esta historia sucedió durante el último viaje que hice el mes pasado.

Era hora de volver a casa y el tramo New York – Santiago de Chile iba a ser en el Boeing 787-9 de LAN matrícula CC-BGH.

Este avión era y es el más moderno de la flota y al momento de subirme tenía unos pocos vuelos realizados. El aroma a nuevo era hermoso… (link al Post: Volando de New York a Santiago de Chile…).

Al acomodarme en mi asiento, tener atención personalizada y aprovechando el momento previo al embarque de los pasajeros de economy, consulté la posibilidad de visitar el cockpit.

La respuesta fue positiva y hoy te voy a mostrar una de los lugares más lindos de un avión… 🙂

Mientras me acomodaba en el 4A, me hicieron una seña para que me acerque al cockpit.

8

Me acerqué tímidamente a la cabina y lo primero que vi fue el sello del avión 😉

1

Faltaban algunos minutos para el push back y los pilotos estaban haciendo los primeros o últimos chequeos, vaya uno a saber…

2

Afuero mucho frío, adentro un clima increíble 😉

Todo se veía impecable. Parecía que le habían pasado Blem…

3

Algunos detalles del avión: el cristal que está delante de los pilotos refleja cierta información del vuelo.

Me contaba el tercer piloto que por momentos ese cristal (que se puede correr) es de una ayuda increíble ya que no hace falta sacar la vista del horizonte…

4

El piloto mostrando en su device electrónico la pista que le habían asignado para rodar y despegar.

5

Una de las cosas que me gusta ver es la chapita con la matrícula.

Al no poder encontrarla me mostraron esta pequeña pantalla, a la izquierda del piloto, con el número de vuelo y la matrícula del flamante avión: CC-BGH.

6

Continuaba el trabajo en el cockpit y yo sacando fotos a todo lo que podía. Estaba en Disney 🙂

7

Detalle del overhead, que es el panel de instrumentos sobre la cabeza.

8

Las pantallas, de lujo. Desde mi posición detrás de los asientos se veían perfectos !

9

El instrumental de navegación.

10

Los aceleradores / propulsores de los dos motores del avión en la parte central.

11

Mirando por detrás de los dos asientos de adelante, vemos el tercer asiento del cockpit.

12

Sobre ese asiento, en el techo, uno de los detalles que hacen diferente a este avión: la escotilla de emergencia.

13

Solamente el Dreamliner y el Airbus A350 (de los nuevos aviones) tienen esta escotilla.

Estuve un largo rato ahí adentro charlando sobre todo con el tercer piloto. Le conté algunos detalles del nuevo avión, que sabía por el Post que había hecho días atrás.

Continuamos la charla por unos minutos sin imaginar lo que vendría a continuación: uno de los momentos más fuertes de la visita al cockpit.

Salimos de la cabina y esperamos en el galley delantero, dejando pasar a los pasajeros que estaban embarcando.

En eso me muestra una puerta, que es la que se ve a la derecha de la foto.

14

“Crew only” alertaba el cartel.

15

Al abrirse, parecía que nos tele-transportábamos a un universo paralelo 🙂

Una escalera detrás de la puerta que me invitaba a subir…

16

Al levantar la vista pude ver esto mismo…

17

A la izquierda de las escaleras, un sillón que se veía muy cómodo junto a paquetes con almohadas y mantas.

18

Al llegar al final de los escalones, el área de descanso de la tripulación.

Totalmente alejada de cualquier sonido, me contaban que estaba aislada por completo. No se escuchaba absolutamente nada y el lugar quedaba a oscuras.

La cortina doble separando los dos colchones con todas las comodidades que puede llegar a tener un ambiente de estas características.

19

Desconozco si el Boeing 787-8 (la versión más corta del Dreamliner) lo tiene, pero les puedo asegurar que todo el vuelo traté de ver desde mi asiento donde había lugar para meter el sillón y los dos colchones y no lo podía entender…

11

Poder volar en un Dreamliner, avión que me enamoró desde que lo vi por primera vez pasando por casa, en un avión prácticamente nuevo, poder viajar en Business con todo lo que ello implica y poder conocer el cockpit fue todo muy groso.

Y la frutilla del postre, el poder conocer el área de descanso, el lugar sagrado de la tripulación…

En definitiva, un vuelo pleno de satisfacciones 🙂

Hasta la próxima !!

PD: Muchas gracias a Ariel – @Ariel737ng, piloto de Aerolíneas Argentinas, por brindarme algunos detalles para este Post 😉

Share This