Select Page

Habíamos llegado luego de 3 vuelos y 1 hora en camioneta desde el Aeropuerto de Cancún.

El Iberostar Quetzal / Tucán en el complejo Playacar en Playa del Carmen era el hotel que habíamos elegido.

Bajamos con el equipaje de mano y nos fuimos a la recepción del hotel para hacer el check in.

DSC04141

Entregamos el voucher, firmamos todos los papeles, fotocopia de los Pasaportes, nos entregaron las tarjetas para las toallas, nos dieron el plano del complejo, nos explicaron todo lo que nos tenían que explicar.

En una de las columnas, un cartelito de Wi-Fi. Mientras la persona que nos explicaba todo nos hablaba, con el teléfono buscaba la conexión.

Me conecté a la red pero tenía clave…. llegaba el momento de la verdad… la pregunta del millón.

– Me podrías decir la clave de Wi Fi ?

– No, no tenemos Wi-Fi free, es con cargo Señor.

– WHAT ?!?!?!?!? Pero no tienen Wi-Fi en el Hall principal ? en algún lugar del Hotel ?

– No. Es con cargo.

– Pero ni para hacer el check in e imprimir los boarding pass del vuelo ? nada de nada ?

– No Señor.

– Bueno, me podría pasar los costos ?

– Si, como no.

iberostar

Cual es el tipo de cambio ? u$s 1 lo tomaban a $M 14 (pesos mexicanos) o sea que la hora de conexión a internet era de u$s 2,80. Aproximadamente $ 30 pesos Argentinos.

Ok no es tan terrible, podría ser peor…

Pero mis amigas y amigos, acá les detallo todas las contras:

– Había que ir a buscar la clave el Lobby del Hotel.

– Una vez que entregaban la clave el tiempo era de una sola conexión, o sea te desconectás y perdiste.

– Y solamente se podía poner la clave en un device ! Nada de poner la misma clave en celular, PC, tablet, lo que sea…

Sencillamente una cargada a esta altura de la vida cibernética.

Hice un reclamo en la parte de atención al huésped poniendo que como podía ser que en un Hotel 5* de semejante nombre no tengan un lugar con conexión a Wi-Fi, cuando hoy por hoy cualquier hotelucho de 1* era lo primero que tenía.

Bueno, olvídense del Wi-Fi en el Iberostar Quetzal y Tucán en Playacar.

Solamente pagando y con todas las molestias que arriba les detallé.

El punto a favor, uno se desenchufa “obligatoriamente” y no anda conectado de acá para allá.

Era increíble ver que en las mesas se charlaba face to face. Si si, se charlaba sin celulares 🙂

A mi realmente me sorprendió, pero debo decir que me sirvió para no estar pendiente de nada y olvidarse un poco de todo eso… hacer un viaje como se hacía antes, avisando a la familia que llegamos bien y el famoso “otro día, cuando pueda te llamo”.

Total, había comida, daikiris, mojitos y vodka… de que me iba a perder, no ? 😉

Hasta la próxima !!

Share This