Select Page

En el Post Conociendo por dentro el nuevo Airbus A330 de Aerolíneas Argentinas les pude contar como fue que llegué a ingresar y les pude mostrar el interior de este hermoso nuevo avión.

Hoy les quiero compartir lo que pasó después de ese momento. Los minutos posteriores a bajar del avión.

Mi ansiedad y mis nervios durante las horas previas al evento me anunciaban que ese iba a ser un día especial.

Era mi primera presencia en un evento de esta magnitud y todo se fue dando según lo anunciado.

Cuando faltaban algunos minutos para el final de la presentación, el sol poniéndose al oeste nos regalaba una hermosa postal.

1
Una vez finalizado el acto me acerque hasta la valla. La última que separaba el escenario de la posición donde estaba estacionado el Airbus A330 LV-FVH.

Se lo veía de perfil. Hermoso. Bien iluminado desde abajo.

2Estaba cada vez más cerca.

4Aproveché y me fui a recorrer un poquito para la parte de atrás. Quería llegar hasta ponerme bajo el ala. Imposible.
8
Luego me fui para la trompa.
9
La nariz.
10
Seguí dando la vuelta por adelante. Lo tomé bien de abajo.
11Del lado izquierdo.
12
Y bien metido en su nariz… menos mal no estaba resfriado 🙂 !!
14
Verlo así de frente, metido bien abajo, me intimidó…
15

Este fue el momento donde me avisaban que podía subir… la puerta abierta, la solitaria escalera, todo para mí…

16

Una vez que salimos, y cuando “cerramos la puerta” (estábamos los 2 solos tal como les conté en el Post anterior), aproveché para sacarle al cockpit del lado de afuera.

20
Para la parte de atrás…
21
Comencé a bajar y ya no quedaba nadie… estábamos el avión y yo… Solos.
Empezaba mi momento a solas con el Foxtrot Victor Hotel (FVH) 😉
Miraba por la escalera, y la puerta cerrada.
23

Ya se habían apagado las luces que iluminaban el Airbus, lo que le daba un sabor especial… se estaba yendo a dormir…

22
Me metí nuevamente bien abajo para ver el tren de aterrizaje.
18
De frente.
19
Una vez que tuve estas imágenes, me empecé a retirar… y de nuevo lo mismo.
Verlo con la puerta cerrada y sin nadie alrededor fue algo muy fuerte. No se por que…
24
Me separé un poco más por el costado. Ya nadie lo molestaba…
26
No me iba a ir sin saludarlo nuevamente, así que empecé de nuevo.
Esta vez un poco más de lejos.
27
Y sobre la posición Nº 18, totalmente de frente, ahí estaba intimidante. Descansando luego de una larga jornada.

29

Fue muy fuerte tenerlo ahí enfrente, en soledad, todo para mi.

Tan solo algunos minutos antes era el homenajeado, el agasajado, el que todos estaban esperando y todos querían ver…

Ahora estaba ahí, solo, con las puertas cerradas y sin nadie que lo mime…
Me fui alejando…
7
Y me despedí con un GRACIAS gigante como el Aeropuerto…
25

Me iba feliz…

Luego de haber subido, haber bajado por las escaleras y haberme quedado solo,  pude comprobar que el avión tiene vida propia.

Lo sentía a mis espaldas… era una sensación extraña pero muy fuerte… no se bien como explicarlo…

Por eso, al ratito de irme de ahí, cuando bajó la espuma y estaba esperando para volver a casa, cenando en el Mc Donalds de Ezeiza, tenía y sentía un quilombo importante de sensaciones en mi cabeza…

Me relajé por completo. Me temblaban las piernas…

Al rato, mientras pasaba a buscar a mi amigo que terminaba de trabajar, y caminando hacia el estacionamiento, pude ver de nuevo al FVH…

Y ahí estaba. Seguramente preparándose para lo que vendrá… para comenzar a volar… para cumplir con su tarea… en definitiva, para eso lo trajeron.

Con los recuerdos a flor de piel y la alegría de haber estado ahí y poder mostrárselos, me despido como siempre lo hago:

Hasta la próxima !!

Share This