Select Page

Este será el primer Post del 2015, así que aprovechar para desearles a todos un excelente año y ojalá me sigan acompañando, compartiendo y comentando para que les pueda compartir más historias que pasan Desde El Patio 🙂

Ahora si, nos trasladamos a New York… Bienvenidos a Manhattan y a este Post !!

Una vez confirmado el aéreo por Delta Airlines, tal como les conté en el Post “New York 2014: Empire State of Mind”, el segundo paso era buscar el lugar apropiado para alojarnos.

El viaje completo era de 9 noches así que la disyuntiva fue hospedarnos en las afueras de Manhattan a mejor precio resignando ubicación y comodidad, o pagar un poco (o bastante) más y quedarnos en algún apart/hotel en Manhattan cerca del centro y bien ubicado.

Elegimos la segunda opción, teniendo la posibilidad de caminar todo lo que nos diese el cuerpo sin depender de tomar un subte/bus/taxi como para ir y volver hasta el hospedaje.

Por nuestra forma de ser y como encarábamos el viaje, queríamos conseguir un lugar con desayuno buffet incluido por la comodidad de tenerlo incluido en el hotel mismo y poder ir tranquilos sin horarios para luego preparar el día y arrancar.

Por todos estos motivos, las opciones finales fueron: Holiday Inn Express, el Yotel y el Hampton Inn. Nos decidimos por este último: Hampton Inn Madison Square Garden ubicado en la W31 st y 6 th Av.

La ubicación en Google Maps.

Desde la puerta del Hotel, con el Madison Square Garden a escasos 100 metros (para el lado de la 7 th Av)

1
Vista el edificio del Hampton Inn desde casi la esquina de W31 y 7 Av.
2
El ingreso al Hotel. Al lado, un edificio muy grande en construcción.
3
4
5
El lobby, con el cartel de Bienvenida a New York 🙂  Al fondo los dos ascensores.
6

El front desk. Debo destacar la impecable atención de TODOS los empleados que allí estuvieron. De lujo !!

7
Sillones pegados al lobby, y 2 computadoras con acceso a Internet y la opción de imprimir sin cargo.
8
9
El pasillo del piso 9, con la escalera de emergencia y la máquina de hielo del otro lado.
10

La puerta de la habitación. Como se ve, había dos puertas en ese sector. En total, por piso, eran 8 habitaciones.

11
Cama King size, TV de 32 pulgadas.

12

Un amplio escritorio, cafetera, y un armario bastante chiquito para colgar algunas cosas, con la Caja de Seguridad metida ahí dentro.

13

Un punto negativo era que no tenía cajonera o un armario más grande… pero en New York, el espacio es reducido y cada metro cuadrado vale oro 😉

El baño pequeño, pero con todo lo necesario.

14

El punto fuerte más allá de la ubicación, el desayuno.

Como se ve en el cartel, se servía diariamente de 6 a 10AM y era buffet: ALL YOU CAN EAT 🙂

15

Había bastante lugar y nunca tuvimos que esperar para sentarnos. Generalmente fuimos entre las 7 y las 8hs. Había que aprovechar bien el día.

16
17

Cafe para servirse las 24hs. Una excelente opción para salir del Hotel bien calentito, o al volver de la calle con mucho frío.

18
Jugos, copos, frutos secos, avena, yogurt, entre otras cosas.
19

Frutas, diferentes tipos de panes, los típicos Bagels y cosas de panadería. A la derecha, la tostadora.

20
2 máquinas de waffles… sin lugar a dudas, los más solicitados entre los comensales 🙂
21

La comida caliente, bien calórica. Omelette con jamón, queso, omelette solo, papas con cebolla y un poco de picante y el lomito que para nosotros vendría a ser como el jamón.

22

Todos los días iban cambiando el menú. A veces con salchichas, panceta, huevos revueltos… pero siempre aseguraban alguna de esas cosas. Para mi, GENIAL !!

El hotel también contaba con gimnasio, pero por cuestiones físicas no pude ir a correr por la cinta. Llevé ropa y la idea era ir a correr algunos kilómetros por el Central Park, pero el clima no lo permitió.

Me quedé con las ganas, pero seguramente me la voy a sacar cuando vaya en primavera o verano 😉

Volviendo al Hotel y para ir cerrando este Post, el Hampton Inn Madison Square Garden está en una ubicación de privilegio. A escasas cuadras del Times Square, del Empire State, de la 5ta Av y de Chelsea.

Pudimos caminar sin ningún problema hasta altas horas de la noche y siempre con bastante gente en los alrededores. Nunca tuvimos un solo problema. Justo enfrente había un lugar de comidas y minimercado abierto las 24hs, que nos sirvió para la primera de las noches comprar algunas cosas.

Así que si quieren invertir un dinero extra comparado con alojarse en las afueras, este Hotel es una excelente opción para estar alojados en el medio de Manhattan.

Ya saben… si llegan a ir, manden fotos !

Hasta la próxima !

Share This