Select Page

Este post es así.

Voy a escribir sin revisar nada. Porque así me sale. Y acaba de pasar.

Estoy en el tren camino a casa luego de una jornada tranquila de trabajo. Vengo del subte donde tuve una imagen que no quiero sacarme de la cabeza.

La cara de una nenita de 2 o 3 años, toda sucia, caminando solita entre la gente de un vagón lleno de gente.

Estaba entregando estampitas. Me detuve a verla. 1 2 3… 10 segundos. No pude verla más. Me quebré. Mi cabeza no pudo (ni puede) procesar toda esa imagen. Se me humedecieron los ojos. Empecé a lagrimear.

Yo estaba parado casi en la punta del coche y llegó hasta la persona que estaba sentada en diagonal a mi posición. Le quería dar una estampita. Se le quedó un ratito. Jugaba con su cartera. La señora venía durmiendo (?). Nada. No pude ver más. Giré la cabeza sin mirar.

Volví a mirar al ratito y ya la nena no estaba. La señora con la estampita en su mano. Tiré un tweet para compartirlo. Sentí que estaba solo. Que la nenita estaba sola. No se me ocurrió que podía llegar a hacer. Que hago ? La agarro y la llevo donde ? Le doy plata ? La llevo a tomar un vaso de leche calentita. Que carajo se hace en estos casos.

Me puse a pensar en mi hijo de 7 años que tranquilamente podría estar en esa situación. Lloré más. El subte llegó a Plaza Constitución y no la vi mas. Todo el recorrido hasta el tren mirando el piso, moqueando, tratando de entender lo inentendible.

Volví a sentirme solo. Como que nadie más había sentido lo mismo que yo. Y eso capaz es lo que también me pone mal. La indiferencia. Que mierda hice yo ? Tiré un tweet y me sentí para el orto. Que podría haber hecho ? No lo sé. Seguramente mucho o poco. Pero realmente no lo se.

Me subí al tren y seguí lagrimeando recordando la carita de la nena. Me acomodé en el vagón. Miré por la ventana y con la vista perdida pensaba en ella.

Yo en un rato llego a casa. Veo a mi hijo, a mi esposa, les doy un beso y nos fundimos en un abrazo. Como algo y me duermo en una cama calentita.

Ella, la nenita del subte, estará en algún lugar de Buenos Aires. Y me parte.

Share This