El día que me crucé con el Air Force One de Estados Unidos en Miami

Domingo, 18 de julio de 2021

Corría el año 2015 y junto a mi familia estábamos listos para volver al país luego de un viaje por las playas del Caribe y Orlando. Como la vuelta era desde Miami aprovechamos los últimos días en la ciudad y cuando llegó el momento nos fuimos al Aeropuerto. 


Devolvímos el vehículo que habíamos alquilado, despachamos el equipaje y cuando pasamos el puesto de control de seguridad ya estábamos caminando por el largo pasillo de la Terminal F para ir a conocer el Club de las Américas, uno de los dos VIP de Priority Pass en el Aeropuerto de Miami.


El pasillo es larguísimo y en ese momento tenía ventanas que daban a la plataforma.


Un solo avión había estacionado: el MD de World Atlantic. El resto de la plataforma, vacía.



Seguimos caminando y en la siguiente ventana me asomo para ver si se veía algún otro avión.


En eso, allá por el fondo donde estaban las pistas, lo veo aparecer… era el Boeing 747 con los inconfundibles colores que tantas veces vimos en diferentes películas. Sin dudas era el Boeing 747 de la Furza Aerea de Estados Unidos: el famoso Air Force One y así se mostraba.



Si bien técnicamente “Air Force One” se le dice únicamente al avión que transporta al Presidente de Estados Unidos, al ver el Boeing 747, todos lo conocemos con este nombre. Lo que tenía a mano era el celular y no me dio tiempo a sacar la cámara que la tenía en la mochila.


Aún no sabía si estaba por despegar o recién aterrizaba. En eso pega la vuelta y le veo de frente. Continuó su marcha y lentamente se dirigió hacia mi derecha, para el lado norte del Aeropuerto.



La ventana iba quedando chica y me quedaban pocas opciones para seguir sacando fotos y cada vez iba más rápido. Ya no pude hacer más nada, el Air Force One se me perdía por detrás de la Terminal F…



Con la alegría de haber visto el Avión Presidencial más famoso del mundo, continuamos nuestro camino hasta el final del pasillo donde está el Club América.


Luego volvimos a la Terminal H desde donde salía nuestro vuelo. Ahí traté de encontrarlo pero fue imposible.


Embarcamos, me senté del lado de la ventanilla (obvio !!), hicimos push back y empezamos a rodar. Como cada vez que voy en ese asiento, voy pendiente de absolutamente todo y saco fotos hasta de los más mínimos detalles.


En un momento, sorpresa. Mientras estábamos por llegar a la cabecera de pista para despegar, ahí estaba nuevamente el Boeing 747 de la Fuera Aérea. Esta vez, cámara en mano, lo pude fotografiar a pesar de los movimientos del avión...



Pasamos por atrás así que pude tener unas muy lindas tomas de su muy linda “colita”.



La bandera de Estados Unidos en la cola.



El número 28000 que representa e identifica a uno de los dos aviones Boeing 747-200 que tiene la Fuerza Aérea para llevar al Presidente a cualquier lugar del mundo. El otro es el número 29000.


Cuando ya estábamos llegando a cabecera y habíamos dejado atrás el Boeing 747, del otro lado de la pista se pudieron ver estos dos Boeing C-17 Globemaster III de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.



En el momento del carreteo, pasamos por delante del Avión Presidencial, y si bien las fotos salieron movidas, vale la pena como documento.



De frente, con el ala tapando algo de la nariz.



La última toma, justo a punto de levantar vuelo rumbo a Atlanta, previa escala para volver con Delta a Argentina.



En ese momento no sabía si estaba el presidente a bordo o si lo habíamos ido a buscar a Miami. Con el solo hecho de ver de tan cerca a ese avión, fue algo magnífico !!


Al otro día, ya en casa, pude ver que Obama estaba en Miami. Con esto confirmaba que había visto el Air Force One.


Y así pasó esta hermosa sorpresa que tuve en Miami antes de emprender la vuelta a casa…


Hasta la próxima !!


Pablo

Ingresa un comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *